No es solo tu sensación: en vacaciones, generalmente, engordamos. Los excesos en la comida y en la bebida, los deliciosos helados o las jornadas de hamaca terminan por