Satanás y Lucifer, ¿son el mismo?

En la tradición cristiana el Diablo es conocido como Satanás, la serpiente antigua o Lucifer. Sin embargo, ¿son Satanás y Lucifer la misma entidad?

Esta opinión es dividida por los estudiosos de la biblia debido a que en mas de una ocación Jesucristo se llamó a el mismo como Lucifer. Pasemos a analizar la evidencia.

El nombre de Lucifer es mencionado una sola vez en el Antiguo Testamento, en el libro de Isaías 14:12 – 13 y dice así:

¡Cómo has caído del cielo, oh lucero (Lucifer), hijo de la mañana! Has sido derribado por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Pero tú dijiste en tu corazón: «Subiré al cielo, por encima de las estrellas de Dios levantaré mi trono, y me sentaré en el monte de la asamblea, en el extremo norte.…»

Lucifer es una palabra proveniente del latín vulgar y significa literalmente “lucero de la mañana“. Siempre se ha pensado que Satanás y Lucifer son el mismo ser debido a que el versículo bíblico anteriormente citado afirma que Lucifer “cayó” a la tierra. Este versículo se encuenra en el libro de Isaías y es uno de los 5 libros poéticos de la biblia. Esas palabras de Isaías estaban dirigidas al rey de Babilonia y era una profecía de su caída. Babilonia fue un imperio muy poderoso que no solo atormento al medio Oriente sino a los Hebreos; los conquistó y llevó cautivos por décadas, sin embargo, como a muchas otras profesías, los teólogos le han dado una doble definición, un significado espiritual relacionandolo también a aquel ser que cayó del cielo y es mencionado en el Nuevo Testamento. Según Apocalipsis 12:7 – 9.

Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

En el versículo anterior se aclarara que la serpiente que tentó a Eva era el mismo Dragón que Perdió la pelea frente a Miguel. Por consecuencia naturál, esta pelea de la que habla el apocalipsis se debió producir antes de que existiera el Jardin de Edén. Entonces tenemos una especie de guerra galáctica en algún lugar antes que Adan y Eva existieran (si es que la nasa no nos ha mentido sobre la realidad del universo jajaj). Y no solo eso sino que este versículo nos nombra todos los títulos del cuco: Dragón, Serpiente Antigua, Diablo y Satanás (Nótese que no se le llama Lucifer). En este momento, el teólogo, debido a la capacidad que tiene nuestro cerebro humano de asociar ideas (sinapsis), recuerda las palabras de Isaías y asocia estos dos pasajes de escritura: Satanas cayó del cielo, «entonces el lucifer que cayó del cielo es satanás» se dice a si mismo, lo comparte con otros que confian en el y a sus pares, llegan a un acuerdo, se enseña asi en las salas de religión e iglesia y se vuelve una creencia general.

 

Ahora viene la pregunta más importante de este tema tan interesante: ¿Por que Jesus de Nazaret se llama a si mismo Lucifer? (y en más de una ocación).

En 2 Pedro 1:19 leemos

Y así tenemos la palabra profética más segura, a la cual ustedes hacen bien en prestar atención como a una lámpara que brilla en el lugar oscuro, hasta que el día despunte y el lucero de la mañana aparezca en sus corazones.

Efectivamente, Jesucristo es también conocido como el lucero de la mañana, que bajó (cayó) a la tierra, murió y subió para sentarse a la diestra del padre. ¿Te suena de algo? Te invito a que leas de nuevo Isaias 14:12 – 13.

Ahora miremos otro verso bíblico, Apocalipsis 22:16:

Yo, Jesús, he enviado a mi ángel a fin de daros testimonio de estas cosas para las iglesias. Yo soy la raíz y la descendencia de David, el lucero resplandeciente de la mañana.

Pero si Jesus el el Lucero de la Mañana, por qué dice Isaías que que atormentaba las naciones? Quizá la respuesta se encuentra en el mismo Jesus.  En el nuevo testamento el se llamó a si mismo Jehová, motivo por el cual los judíos trataron de apedrearlo ya que lo consideraron un insulto a Dios y La ley por la que se regían exigía que  fuera apedreado. Pero Jesus pasó entre ellos escapó. Leamos en Juan 8:52-59:

Ahora sabemos que tienes demonio. Abraham murió, y también los profetas, y tú dices: El que guarda mi palabra no gustará la muerte jamás. ¿Eres tú acaso mayor que nuestro padre Abraham, que murió? También los profetas murieron; ¿quién te haces a ti mismo?

Respondió Jesús: Si yo me glorifico a mí mismo, mi gloria no es nada; mi Padre es el que me glorifica, el que vosotros decís que es vuestro Dios. Y vosotros no le conocéis, pero yo sí le conozco; y si digo que no le conozco, sería mentiroso como vosotros; pero le conozco y guardo su palabra. Abraham, vuestro padre, se regocijó de que vería mi día; y lo vio y se regocijó.

Le dijeron entonces los judíos: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham?. Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy.

Tomaron entonces piedras para arrojárselas, pero Jesús se escondió y salió del templo; y atravesando por en medio de ellos, se fue.

En Génesis cuando Moises le preguntó el nombre al angel que le hablaba desde la sarsa que ardia, el angel le respondió que se llamaba «Yo Soy» (Yahvé o Jehová son traducciones de Yo Soy). Posteriormente Moises mandó respetar ese nombre y nadie de su pueblo podía tomar el nombre de Jehová en vano (hoy sabemos que se refería no solo al respeto de pronunciar verbalmente su nombre sagrado). La ley que Moises permitía a los acusadores de Jesus apiedrarlo, y ni tontos ni perezosos aprovecharon la oportunidad ya que no solo lo pronunció sino que, al leer el contexto de la conversación, se autoproclamó  Jehóva, el mismo del antiguo testamento, razon por la que en vez de exclamar blasfemo, exclamaron «Ahora sabemos que tienes demonio» (es como decir, ahora sabemos que estas loco de remate,  no tienes ni 50 años y Abraham murió hace siglos, no lo puedes haber conocido).

Notese que los versículos leidos del apócalipsis hacen alusión a una vida antes de nacer fisicamente, Lo que en la biblia se refiere como «Nacer en la carne«. Nos da a entender también que antes de nacer tuvimos otra vida, otra vida que olvidamos al nacer en la carne y al parecer Jesús  entendía bien esto y estaba seguro que el era el Jehová del antiguo testmento antes de nacer de María, el mismo que los liberó de egipto, había dado la ley de mosises, ayudado a derribar los muros de Jericó, he hizo que las demás naciones les temieran en la época de Josué; El mismo que hizo que las naciones de la tierra temblaran.

Pero Si Jesus o Jehová es Lucifer, por que el tono de burla con el que se refiere isaías?

Has sido derribado por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Pero tú dijiste en tu corazón: «Subiré al cielo, por encima de las estrellas de Dios levantaré mi trono, y me sentaré en el monte de la asamblea, en el extremo norte.…»

Quizá Isaías (y esto lo doy como mi opinión personal), siendo una escritura poética, hablaba desde el punto de vista de Satanás quien siempre ha tratado de frustrar los planes de Dios. Sabemos que Satanas se rie cuando los santos sufen. Y sabemos tambien que los malvados hacen burla. ¿Que habrá dicho Satanás a sus huestes cuando La Luz  del mundo fue crucificado y muerto? quizás algo como lo anterior en tono de burla. O quizá no de burla sino de mucha pena y dolor. Quizá Isaías al ver en visión la tortura de su Dios lo lamentó profundamente. Además debemos considerar las palabras pervias de Isaías antes del famoso «¡Cómo has caído del cielo, oh lucero«. en los versiculos imnediatamente anteriores a eso, en Isaías 14:9-11

 

El Seol abajo se estremece ante tu llegada; despierta a los espíritus de los muertos para recibirte, a todos los príncipes de la tierra; ha hecho levantar de sus tronos a todos los reyes de las naciones. Todos ellos darán voces y te dirán: ¿También tú te debilitaste como nosotros y llegaste a ser como nosotros Descendió al Seol tu soberbia y el sonido de tus arpas; gusanos son tu lecho, y gusanos te cubren. ¡Cómo has caído del cielo, oh lucero… (etc)

Aquie vemos que cuando Lucifer bajó al seol fue un gran acontecimiento y los principes de la tierra (los muertos ) fueron a recibirle y muchos al parecer sorprendidos de que el tambien estuviera allí, cosa que no sucederia con satanás, nadie se sorprenderia de verlo ahi jjaja.

En el nuevo testamento Pedro dice que durante los 3 días que Jesus estuvo muerto fisicamente (en la carne), este fue al seol (su espiritu fue al mundo de los espiritus) y ahi estuvo predicando a los que habían vivido en otros tiempos en la tierra y habian muerto sin recibir el evangelio. En 1 Pedro 3:17-19 leemos:

Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en el espíritu; en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, los que en otro tiempo fueron desobedientes, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, a saber, ocho, fueron salvadas por agua.

¿Que piensas tu, a la luz de estas evidencias, son Jesus y Lucifer la misma persona? Les dejo a ustedes la última palabra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.